BANDAS "LOS ZETAS" 2ª PARTE

Los Zetas, la organización narcotraficante más temida de México, se está transformando en una creciente amenaza para Estados Unidos a medida que ha extendido su zona de influencia hacia el centro del país, llegando hasta la costa oriental, alrededor de Washington DC, según las autoridades.


Actualmente, la organización criminal tiene presencia en más de 270 ciudades de Estados Unidos, sea de forma directa o a través de alianzas con organizaciones criminales y narcotraficantes locales, según se informa.

En respuesta a la creciente amenaza que representan los Zetas al norte de la frontera, las autoridades mexicanas y estadounidenses están trabajando más estrechamente que nunca para enfrentarse a la organización y a otros grupos criminales trasnacionales. Ambos países están compartiendo datos de inteligencia militar y llevando a cabo operaciones de entrenamiento conjunto.

El año pasado, la Secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Janet Napolitano, envió un mensaje a Los Zetas y otros carteles al decir que "vamos a continuar trabajando con nuestros socios en México para desarticular y derrotar a sus organizaciones".

Estrecha cooperación entre México y Estados Unidos

Esa colaboración se ha materializado de diversas formas.

Las autoridades mexicanas y estadounidenses están colaborando estrechamente para llevar ante la justicia a un integrante de Los Zetas por su participación en el asesinato de un agente especial de la Administración de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE), quien fue emboscado cerca de San Luís Potosí en febrero de 2011. Otro agente de la ICE que estaba con Zapata (el agente asesinado) en un vehículo blindado en ese momento resultó gravemente herido. Los dos agentes estaban trabajando con el gobierno mexicano en la lucha contra el crimen organizado.

Los procuradores mexicanos trabajarán junto con sus homólogos estadounidenses cuando Julián Zapata Espinosa, líder de los Zetas conocido como "El Piolín”, sea juzgado por el asesinato del agente de la ICE, Jaime Zapata.

Esta peculiar forma de cooperación judicial fue aprobada por un juez federal en Washington, DC, luego de una solicitud del Departamento de Justicia de Estados Unidos de que se permitiera que procuradores mexicanos ayudaran a presentar el caso contra El Piolín, quien fue extraditado a Estados Unidos en diciembre. La causa en su contra comenzará el 25 de abril.

Recientemente se han producido cuatro casos penales que ilustran la creciente amenaza que representan los Zetas, desde la frontera hasta Washington, DC.

El 8 de febrero, autoridades federales en San Antonio informaron que nueve personas habían sido condenadas a prisión por comprar armas de fuego en Estados Unidos para los Zetas. Las autoridades incautaron 203 armas, incluyendo revólveres, un rifle de francotirador calibre 50 y rifles militares de asalto. Las armas fueron incautadas antes que pudieran ser introducidas a México, según las autoridades.

En enero, un jurado federal en Laredo condenó de cinco cargos a Gerardo Castillo Chávez, sicario de los Zetas de 25 años de edad; los cargos incluían dos delitos con armas de fuego y asociación delictiva para traficar drogas. Castillo Chávez, de Tamaulipas, es conocido como “Cachetes”.

El juicio, que duró cinco días, permitió obtener información sobre las operaciones de Los Zetas. Los jurados escucharon testimonios de que Los Zetas operan en un campamento cerca de San Fernando, donde se entrena a nuevos reclutas para que se transformen en asesinos.

Un informante del gobierno testificó que quienes querían ingresar a la organización debían matar a otras personas (en ocasiones utilizando machetes o marrones) como prueba, según informó el periódico San Antonio Express-News. También hubo testimonios de que, desde aproximadamente 2005, Los Zetas habían enviado a por lo menos cuatro equipos de sicarios a Laredo.

Según los procuradores federales, Cachetes era parte de un equipo de sicarios de Los Zetas que había sido enviado a Texas para matar a un narcotraficante que trabajaba para el Cártel de Sinaloa Costa Oeste, un rival del Cártel del Golfo. El testimonio describió hechos ocurridos en 2005 y 2006. En ese momento, Los Zetas eran la facción armada del Cártel del Golfo, que se enfrentaba al Cártel de Sinaloa Costa Oeste.

En 2010, Los Zetas dejaron de trabajar para el Cártel del Golfo y se transformaron en un grupo de crimen organizado independiente. Cachetes podría ser enviado a prisión en cadena perpetua. La pena en su contra se dictará el 30 de abril.

En otro caso, en julio de 2011, un gran jurado en Colorado acusó formalmente a 23 personas presuntamente vinculadas a Los Zetas por su participación en una organización de tráfico de marihuana. La organización introdujo marihuana por un valor de US$43 millones a Estados Unidos utilizando autobuses turísticos, según informaron las autoridades.

El alcance de Los Zetas llega hasta una ciudad en Maryland, a menos de una hora de Washington, DC. En noviembre de 2010, un juez federal en Baltimore condenó a James Bostic a 19 años y seis meses de prisión por asociación delictiva para la poseer y distribuir cocaína.

"Según el acuerdo con Bostic conforme al cual se declaró culpable, desde 2005 hasta el 2 de febrero de 2010, él recibió cocaína de la organización narcotraficante mexicana Los Zetas, la cual era posteriormente distribuida por él y otros socios del grupo", informaron fuentes de la DEA en comunicado de prensa. "Este caso demuestra que los narcotraficantes locales mantienen vínculos con organizaciones internacionales", dijo Rod J. Rosenstein, procurador federal para el Distrito de Maryland.

Los Zetas y su rápida expansión en Estados Unidos

Hasta 2005, el FBI no consideraba que Los Zetas fueran una amenaza seria para Estados Unidos. Según un informe de la agencia gubernamental publicado en ese momento, era poco probable que Los Zetas se expandieran más allá de los estados fronterizos de Texas, California, Arizona y Nuevo México.

Para 2007, esa perspectiva ya estaba cambiando. Fue en ese año que el Centro de Inteligencia El Paso (EPIC), un centro de análisis utilizado por las agencias federales de seguridad de Estados Unidos, informó que "las operaciones de secuestro y extorsión de Los Zetas se están expandiendo desde la frontera entre México y Estados Unidos hacia la zona centro y sureste de Estados Unidos, específicamente Tennessee y Oklahoma". Según el informe, Los Zetas estaban secuestrando a ciudadanos no estadounidenses que mantenían deudas con la organización.

En un informe de 2008, el FBI advirtió que Los Zetas continuaban su expansión hacia los estados del sureste.


Los Zetas y sus estrechos vínculos con pandillas estadounidenses El otoño pasado, el FBI publicó su Evaluación Nacional de Amenazas de Pandillas para 2011. Existen pandillas estadounidenses que están trabajando con organizaciones narcotraficantes mexicanas, "estableciendo redes de narcotráfico de amplio alcance; prestando asistencia en el tráfico de drogas, armas e inmigrantes ilegales a lo largo de la frontera suroeste; y desempeñándose como sicarios para (los cárteles) en el lado estadounidense de la frontera", según el informe.

En el informe se dice que pandillas como Mara Salvatrucha (MS-13), Calle 18 y Florencia 13 trabajan con grupos del crimen organizado de México. Parece que Los Zetas y el Cártel de Sinaloa también están buscando alianzas con pandillas carcelarias de Estados Unidos, tales como los Hermanos de Pistoleros Latinos (HPL), La Eme, el Texas Syndicate, Barrio Azteca y Tango Blast

GRACIAS A:
-MARTÍN MEDINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario